Opiniones: Jubilaciones las consecuencias

Jubilaciones: Las consecuencias

Daniel Muchnick

La estatización de la jubilación privada fue presentada como una “cuestión ideológica”. Pero los hechos y la realidad económica-financiera del país demuestran que fue una maniobra para “hacer CAJA”. Ante las obligaciones externas por varios miles de millones de dólares, frente al bajón impresionante de las commodities que son los que sostenían la “flotación fiscal ” del Gobierno, las autoridades actuaron con fiereza. Si no fue inoportuna (algunos consideran que lo fue) la maniobra oficial fue vertiginosa y, como tal, torpe. Hasta el 2011 tienen asegurado un flujo anual de 12 a 13.000 millones de dólares, el monto que operaban las AFJP. Pero esas ventajas tendrán su contrapartida en las próximas semanas o meses.

Derivaciones políticas: El Gobierno “gana” en dinero a su disposición, cuando no podía conseguirlo en el exterior, pero “pierde” en respaldos justamente en un período electoral como el 2009. Para tratar el Proyecto de estatización el Gobierno no tiene todas las de ganar en el Parlamento. Habrá discusiones serias, acerca de la legitimidad de la medida. Puede presentarse otra lidia como la Resolución 125. 

Derivaciones externas: La reacción mundial ha sido muy negativa. Algunos comentarios identifican a la Argentina con la Venezuela de Chávez. Los gobiernos extranjeros plantean, sin vueltas, su preocupación. Creen que sus empresas están expuestas a una cadena de nacionalizaciones. 

Derivaciones legales: Las AFJP apelarán ante la Justicia. Será difícil reubicar a todos los empleados, que recurrirán a fuertes indemnizaciones. Roberto Lavagna sentó posición y dijo que el dinero que está en juego no es de las AFJP sino de los aportantes. Otra vez surge el fantasma de la “imprevisibilidad jurídica argentina”. Dos constitucionalistas como Gregorio Badeni y Daniel Sabsay han declarado que “el Estado puede hacer lo que hizo y como lo hizo. Pero como el sistema de las AFJP fue creado por Ley del Congreso, sólo una Ley del Congreso puede cambiar las cosas”. El dilema, para Sabsay, es restablecer los derechos que nunca se protegieron. 

Derivaciones económicas: El 40 por ciento del crédito interno para el consumo venía siendo financiado, en parte, por las AFJP, a través de Fideicomisos. Se está hablando de 5.000 millones de pesos. Los consumidores van a ver recortadas esas facilidades. Todos tendrán menos cantidad de cuotas, se les exigirá mayores requisitos y las tasas de interés serán elevadas. Un dato: las cadenas de artículos para el hogar estaban respaldadas por 40 fideicomisos que sostenían préstamos al consumo por 1450 millones de pesos. 

Derivaciones empresarias: Las AFJP, en sus -por muchos cuestionados- manejos financieros, poseían 11.000 millones de pesos de acciones de 40 empresas. Tenían el 25 por ciento de participación en Edenor, casi el 24 por ciento del Banco Macro, el 23,5 por ciento de Siderar, el 22,8 por ciento de Telecom. ¿Y ahora? Sólo una alta fuente informativa del Gobierno respondió ese interrogante: “Las autoridades tendrán acciones preferidas, pero sin derecho a voto”. Si sucediera lo contrario, representantes del Gobierno se sentarían en el Directorio de esas empresas y propondrían lo que les conviniera. Ese temor, que no cierra, hizo caer estrepitosamente a la Bolsa. Y la alarma no dejó de sonar. 

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: